Geología

El Geoparque de la Costa Vasca contiene uno de los libros más maravillosos jamás escritos. Sus páginas se formaron debajo del mar y hoy, capa a capa, forman un libro continuo de más de 13 kilómetros de acantilados donde los geólogos pueden leer más de 60 millones de años consecutivos de la historia de la Tierra. La gran extinción de los dinosaurios, acaecida al final del Cretácico, o el gran calentamiento climático del inicio del Eoceno son algunos de los momentos críticos que nos ofrece la historia escrita en estas rocas.

Tras décadas de investigaciones científicas el flysch de la Costa del Geoparque ha sido reconocido por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) y la UNESCO como uno de los grandes afloramientos geológicos del planeta. Hay que destacar también la espectacularidad de los procesos de erosión que dan lugar a una línea litoral donde se alternan excelentes ejemplos de acantilados, grandes desprendimientos, rasas mareales y bonitas playas de arena donde descansar y disfrutar del entorno.

El interior del Geoparque está formado por montañas calizas del Cretácico Inferior que esconden valles cerrados donde las tradiciones y el paisaje se han mantenido con gran calidad. Estas montañas han sido fuertemente diluidas y erosionadas dando lugar a una importante colección de particularidades kársticas entre las que caben destacar un importante número de cuevas que han sido ocupadas durante el Paleolítico y proporcionan al Geoparque un patrimonio arqueológico de gran interés que incluye pinturas rupestres como las de Ekain, declaradas Patrimonio de la Humanidad.

El Geoparque de la Costa Vasca es, además de una gran enciclopedia del tiempo geológico, un complejo universo donde el sustrato geológico ha sido condicionante indispensable para el asentamiento de una cultura milenaria, que hoy todavía se conserva en las costumbres de sus habitantes.

[VÍDEO: KARST]